David Vetter, el Niño Burbuja.

Aquel niño salia en el telediario día si día también, y causaba un desasosiego como pocos. Era yanqui, por lo que incluso enfermo y metido en una urna de cristal tenia todo aquel merchandising y aquellos juguetes que los niños de la vieja Europa anhelábamos. Se llamaba David Vetter, pero en la tele le llamaban El Niño Burbuja.

David_Vetter_Retroterapias (7)

Para colmo, la estrella del momento John Travolta, protagonizó un telefilme, que por aquí llegó cuando los videoclubs no daban a basto ante la  avalancha de españoles transicionales hambrientos de cultura. Seguro que recuerdan al bueno de Travolta metido en su caja de cristal de camino a la playa, o aquel final, de paseo a caballo que los niños pequeños interpretamos (ay, inocentes…) como una curación.

Y es que si no era David en su burbuja, era Karen Quinlan y su derecho a ser desenchufada de la máquina respiradora, y así pasábamos las tardes con el corazón ensanchado con la música de Mazinger y el corazón encogido con el niño frágil y la muchacha en coma.

David_Vetter_Retroterapias
David Vetter con su camiseta de C3PO. Seguramente sirvió de inspiración a Spielberg para la imagen de Elliot enfermo.

David Vetter (1971-1984) crecía con nosotros, pero metido en su burbuja esperando a que alguien diera con la solución al Síndrome de Inmunodeficiencia Severa Combinada (SCICD) ligada al cromosoma X, una alteración genética de las que las mujeres son solo portadoras y que los hombres heredan al 50%. A la familia Vetter les tocó dos veces, ya que antes de nacer David, tuvieron otro hijo con la misma patología que murió a los pocos meses de vida, sin embargo Katherine, la niña entre los dos varones, estaba completamente sana.

La mutación del gen IL2RG, responsable de la creación de proteínas que forman parte de los receptores de membrana en linfocitos B y T y en las células natural killers, hace que  la formación de estas células, encargadas de producir anticuerpos y matar virus, sea imposible. por lo que el individuo con la mutación pierde la inmunidad.

Por eso cualquier elemento en contacto con el pequeño deba estar esterilizado, desde el aire o la comida a los juguetes y los libros. Incluso la NASA fabricó un traje de astronauta para el niño, con el que salió a pasear por el jardín y fue al hospital, aunque por aquellas David ya tenía pesadillas recurrentes con su Nemesis imaginario “El Rey de los Gérmenes”, y deprimido y asustado solo usó el traje 7 veces.

David_Vetter_Retroterapias (3)

David Vetter murió a los 12 años tras el intento de los médicos de hacerle un trasplante de la médula ósea de su hermana Katherine. Al parecer junto a las células sanas de su hermana, también pasó el virus de la mononucleosis infecciosa (ya saben, el causante de la enfermedad del beso) que en jovencitos normales no tiene importancia, pero que a David le causó un linfoma y cuatro meses después murió.

Siete años después se encontró el método para solucionar definitivamente la SCID gracias a la terapia génica, con la que se extraen células precursoras de linfocitos, a las que se infecta con un virus diseñado para “mutar la mutación”, convirtiéndolas en células normales y reinyectandolas en el niño.

David_Vetter_Retroterapias (2)
David_Vetter_Retroterapias (4)David_Vetter_Retroterapias (5)David_Vetter_Retroterapias (6)
David_Vetter_Retroterapias (8)

 

Travolta_Burbuja_retroterapias
Un joven John Travolta interpretando a un adolescente enamorado en una burbuja.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s