Phineas Gage: “6 kg de hierro atravesaron mi cabeza, y deje de ser yo”

“Tras perforar la roca y meter la pólvora y el detonador, hay que poner arena, para evitar que el roce de la barra de hierro de 1 metro (y 6kg) no provoque chispas que enciendan la pólvora, no os vaya a pasar lo mismo que a Phineas Gage…”

Phineas_Cage_Retroterapias_2

Y es que a Phineas Gage se le olvidó poner la arena, y la barra de hierro le atravesó el careto y la cabeza, aterrizando 25 metros mas p’allá pringada de sangre y tejido cerebral (del gris y del blanco). La trayectoria exacta comenzaba justo debajo del hueso zigomático (pómulo) izquierdo, atravesaba el ojo del mismo lado, lóbulo frontal izquierdo y salía por la parte superior, justo en la zona de unión entre ambos lobulos.

Los hombres de la cuadrilla se quedaron muy sorprendidos cuando el mismo Cage le dijo a los médicos que fueron a atenderle (Edward H. Williams y  John M. Harlow): “Buenas tardes, aquí Cage_Retroterapiastienen trabajo …” mientras se sujetaba el ojo con la mano manteniendo el tipo. Los médicos le limpiaron y cerraron la herida sin demasiadas esperanzas de que Cage sobreviviera a aquello. Pero sobrevivió, probablemente debido a; la forma de la barra (afilada en su extremo), su forma física (¿no se parece un poco a Superman?), los “drenajes” naturales de la herida y el punto de entrada y salida.

Gage vivió durante 12 años más, pero su carácter y personalidad nunca volvieron a ser iguales que antes del accidente, el hombre serio y meticuloso, se convirtió en un tipo grosero y caprichoso, obsesionado con la barra (que le acompañó toda su vida). Desarrolló varios oficios, que no mantenía debido a su nuevo carácter, que le llevaron a Chile como conductor de diligencias, barrenero (de nuevo), atracción de circo y de vuelta a Estados Unidos, ya muy enfermo, sufriendo frecuentes crisis epilépticas, a casa de su madre, donde murió con 38 años. Su madre regaló la barra y el craneo a John Harlow; uno de los médicos que le trató tras el accidente y que describió el caso, y que posteriormente donó a la universidad de Harvard donde aún se conservan.

El caso de Gage se ha utilizado en multitud de trabajos para explicar la función de los lóbulos frontales en el manejo de las emociones y el comportamiento, aunque no se tuvo en cuenta por parte de Egas Moniz y Almeidas Lima y sus seguidores cuando comenzaron a hacer lobotomías a diestro y siniestro, pero eso se lo cuento otro día.

Phineas_Cage_Retroterapias_5
Aparición del caso en el Ripley’s Believe it or Not
Phineas_Cage_Retroterapias_3
Placa descriptiva en el mismísimo lugar del accidente.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s